Covid: de la deuda a la oportunidad

07.12.2020 - Francesco Gesualdi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Covid: de la deuda a la oportunidad
Sede del BCE (Foto de Wikimedia Commons)

Dos crisis en la misma década que nunca habíamos visto antes y nos obligan a reflexionar sobre las viejas formas de pensar.   El primer tsunami se produjo en 2008 y se siguió sintiendo durante varios años, incluso hasta 2017 en países como Italia. El epicentro fue Estados Unidos y su emblema fue el fracaso de Lehman Brothers, lo que indica que la crisis había encontrado su punto de partida en las finanzas, la más turbia en la que se fabrican los productos más opacos. Sin embargo, las consecuencias se extendieron a todo el sistema bancario y fue un desastre.

No sólo en América, sino también en Europa. A ambos lados del Atlántico, los gobiernos tuvieron que elegir entre dejar que sus bancos quebraran o salvar a sus bancos: en todas partes optaron por lo segundo, invirtiendo enormes sumas de dinero. A nivel de la Unión Europea, el dinero prometido por los gobiernos para rescatar a sus bancos fue de alrededor de un billón de euros. Pero los gobiernos europeos no tenían ese dinero y lo pidieron prestado. Y eso no es todo. La crisis de los bancos había tenido un impacto en todo el sistema económico, causando un desempleo masivo y una reducción significativa de los ingresos fiscales, que los gobiernos trataron de afrontar asumiendo más deuda. La conclusión fue que, si en 2007 la deuda de los países de la Unión Europea ascendía a 6.337 millones de euros, equivalente al 58% del PIB, en 2014 la encontramos en 10.025 millones de euros, el 87% del PIB.

El mundo todavía estaba tratando de recuperarse de la crisis de 2008 cuando fue golpeado por otro huracán peor que el anterior. Fue la pandemia de Covid 19 en la que todavía estamos inmersos. Para frenar el contagio, se impusieron bloqueos en todas partes, lo que frenó todo el sistema económico, llegando incluso a paralizar ciertos sectores, en primer lugar, el turismo y la restauración. Según la Organización Internacional del Trabajo, en el segundo trimestre de 2020 las horas trabajadas en todo el mundo se redujeron en un 17,3% en comparación con el cuarto trimestre de 2019, lo que corresponde al trabajo de casi 500 millones de trabajadores a tiempo completo.

Los países mejor equipados han activado inmediatamente todos los medios posibles para apoyar a las familias y las empresas. En Italia, el gasto adicional con fines sociales y económicos en 2020 fue de más de 100.000 millones de euros, mientras que en Alemania fue de 285.000 millones de euros. El Reino Unido, Francia y otros países europeos obtuvieron cifras similares, mientras que los Estados Unidos asignaron más de 2.500 millones de dólares para medidas de emergencia. El propio Japón, que aún tiene un producto interno bruto inferior a la cuarta parte del de los Estados Unidos, ha destinado unos 2.000.000 de dólares a medidas de apoyo a la economía.

En general, la OCSE estima que, debido a Covid, en 2020 los países más industrializados tendrán una carga de costos de alrededor de 5.700 mil millones de dólares. Todos en déficit, lo que aumentará su deuda total de 47.000 a 52.700 millones de dólares. Pero los efectos no serán los mismos para todos.

Los menos penalizados serán los japoneses, que también tienen la mayor deuda pública del mundo, equivalente al 266% del PIB. El Japón está bastante tranquilo porque tiene a su lado un Banco Central que por ley debe cooperar estrechamente con el gobierno y debe asistirlo en sus necesidades financieras, si es necesario también concediendo préstamos mediante la emisión de nuevos fondos.  Hasta la fecha, el 43% de la deuda pública japonesa figura como deuda con el Banco del Japón y tiene la característica de poder ser definida como no deuda, porque, aunque existe desde el punto de vista contable, no tiene ningún efecto desde el punto de vista práctico. De hecho, no tiene que ser devuelto, ni requiere el pago de intereses.

Entre los países occidentales, Japón es el país que más coopera con el Banco Central. A continuación, Canadá, donde el gobierno puede obtener préstamos directamente de su banco emisor, pero por cantidades limitadas que aún deben ser reembolsadas a tiempo. También en Gran Bretaña existe la posibilidad de pequeños préstamos del Banco de Inglaterra, pero como una práctica excepcional. En cuanto a otros países, incluidos los Estados Unidos y la Unión Europea, los bancos centrales tienen incluso prohibido prestar directamente a sus gobiernos. Esto ocurrió en un momento en que la prioridad era contener la inflación, dejando a los gobiernos una sola forma de financiar sus déficits: el recurso al mercado, que, sin embargo, exige la devolución de cada centavo de capital con una prima de interés.

Si analizamos el balance de todos los bancos centrales, encontramos que sus cajas fuertes están llenas de títulos de deuda pública. La explicación es que los tienen no por tratos directos con sus propios gobiernos, sino porque los han comprado a otros que, después de comprarlos, desean deshacerse de ellos para recuperar la posesión de su dinero antes de que madure. Este es el llamado mercado secundario, en el que todos los bancos centrales operan ampliamente. Este canal ha permitido a la FED, el Banco Central Americano, acumular el 25% de la deuda pública americana. Por la misma vía, el Banco Central Europeo también ha confiscado títulos de deuda pública de los países de la zona euro por un valor correspondiente a casi 3 billones de euros, el 30% de toda la deuda pública de los países que utilizan el euro. El BCE ha estado llevando a cabo su programa de compras desde 2014 con el triple objetivo de estimular la recuperación económica mediante la inyección de nueva liquidez en el sistema financiero, contrarrestar la especulación con los valores de los países más débiles y mantener bajos los intereses de los títulos de deuda pública en toda la zona del euro. Estos objetivos se han alcanzado, al menos en los dos últimos, a juzgar por la reducción de los gastos de intereses registrada por todos los países de la zona del euro.

Pero ahora el temor es por la cantidad total de la deuda que Covid ha vuelto a aumentar. La política de compras del BCE no puede durar para siempre y existe el riesgo de que cuando se detenga, los mercados vuelvan a resurgir, lo que podría volver a provocar el asedio de los países más endeudados, como ocurrió en 2011, e imponer políticas de austeridad que han causado tanto sufrimiento a los sectores más débiles de la población. Cuanto mayor sea la deuda a pagar, mayor será el riesgo de chantaje por parte de los mercados y, por lo tanto, de sufrir para vivir. Por esta razón, es importante apoyar la petición formulada por Becchetti y retomada por Sassoli, que pretende tomar el camino de la neutralización de la deuda, empezando a enterrar para siempre en los libros del BCE la deuda adicional contraída forzosamente en 2020 para hacer frente a la crisis de la pandemia. Este sería el mejor regalo que podríamos dar a nuestros hijos, junto con el inicio de una seria transición ecológica, con vistas a un futuro más brillante.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Economía, Internacional, Opiniones, Salud
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.