Si los nueve estados nucleares firmaran el TPAN, ¿cómo se eliminarían las armas nucleares?

11.10.2020 - Elio Pagani - Angelo Baracca

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

Si los nueve estados nucleares firmaran el TPAN, ¿cómo se eliminarían las armas nucleares?
Estimaciones sobre los arsenales nucleares

Desde la ICAN y diversas organizaciones está circulando en estos días una importante petición que pide -podríamos decir de una manera ya afirmada «bipartidista»- a los 9 estados que poseen armas nucleares que se adhieran al Tratado de Prohibición de Armas Nucleares (TPAN, acrónimo inglés TPNW). Dijimos petición «bipartidista» porque es lanzada conjuntamente por organizaciones autorizadas de Rusia y Estados Unidos, y otras: al final informamos el texto en italiano y el sitio donde firmar.

La petición fue promovida por la agencia rusa «Estabilidad Estratégica» (específicamente por Vladimir Kozin, Asesor Especial de la Administración Presidencial Rusa sobre cuestiones militares y tratados nucleares) y las organizaciones estadounidenses Global Network Against Weapons & Nuclear Power in Space, RootsAction.org, Peaceworkers, secciones de Pax Christi, y organizaciones mundiales como World BEYOND War y Wilpf.

La petición pide a los 9 estados nucleares que se comprometan con una política de no ser el primero en atacar (esencial para evitar el riesgo inmediato de una guerra nuclear), que firmen y ratifiquen el TPAN, y que acuerden comenzar inmediatamente el desarme nuclear con una agenda para la eliminación completa de la Tierra de estas armas  para el 6 de agosto de 2045. La indicación de esta fecha es evocadora porque serán 100 años desde Hiroshima. Sin embargo, los autores de este artículo se han preguntado por qué indican un plazo tan lejano -25 años- para la eliminación de las armas nucleares que suponen una amenaza inmediata: creemos que todos los activistas antinucleares, y nosotros también, pensamos instintivamente que, si los propios estados nucleares se adhieren al TPAN, comprometiéndose así a sus requisitos, la eliminación de estas armas debería ser inmediata.

No somos geo-estrategas ni expertos diplomáticos, pero hemos tratado de entender qué razones podría haber para indicar un plazo tan largo, y nos hemos convencido de que incluso la adhesión de los 9 protagonistas nucleares al TPAN no podría implicar en modo alguno la eliminación de las armas nucleares … al siguiente día. Hemos tratado de imaginar qué proceso se abriría, qué problemas habría que afrontar y resolver. Procedamos paso a paso: pensando que esta reflexión nuestra, aunque necesariamente aproximada, podría introducir una posición más realista en el movimiento antinuclear.

Un primer problema que está lejos de ser trivial es la diferencia entre firmar y ratificar la TPAN, aunque el llamamiento a la simplicidad sea común a ellos. En este caso concreto, considérese que los Estados Unidos (pero tal vez no sea el único) tienen una larga tradición de tratados firmados y nunca ratificados. Piense, sólo en relación con las armas nucleares, en el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT, Comprehensive Test Ban Treaty) de 1996 que los EE.UU. firmaron pero que la Cámara de Representantes y el Senado nunca han ratificado: tanto es así que Trump ha eclipsado recientemente la reanudación de los ensayos (los EE.UU. nunca han abandonado el Sitio de Ensayos de Nevada (Nevada Test Site), de hecho, siempre lo han mantenido en eficiencia). El gobierno federal es responsable de la firma, pero la Cámara y el Senado son responsables de la ratificación: y aquí el burro podría caer, o incluso una procesión de burros. ¿Qué pasaría si los otros 8 estados nucleares «en libertad condicional» comenzaran el desmantelamiento de sus arsenales y luego el Congreso de los EE.UU. rechazara la ratificación? Ya desde aquí se puede entender, en nuestra opinión, que el proceso sería largo y complejo de todos modos.

No es una coincidencia, en nuestra opinión, que el primer punto del llamamiento sea que los estados nucleares renuncien a cualquier estrategia de primer uso (first use) de las armas nucleares, lo que mantiene a la humanidad al borde de una guerra nuclear que acabaría con la sociedad humana tal y como la conocemos.

En todo caso, detectamos un vacío en la apelación, que francamente no explicamos. El riesgo de precipitarse en una guerra nuclear no sólo viene dado por las estrategias de primer uso, con los riesgos asociados de ataque por error. Los expertos denuncian desde hace tiempo los riesgos (por ejemplo, para las falsas alarmas) debidos al lanzamiento inmediato en estado de alerta (launch of warning) de los misiles nucleares y recomiendan medidas extremadamente sencillas e inmediatas para «desalertar» los misiles: si se necesitara algún tiempo para armar los misiles -por ejemplo, separando físicamente las ojivas de los misiles- en caso de crisis habría tiempo para iniciar negociaciones, en lugar de recurrir inmediatamente a la represalia nuclear para evitar que un primer ataque (first strike) aniquile las ojivas sobre el terreno.

En cualquier caso, las hipotéticas firmas y ratificaciones sólo podrían abrir negociaciones -quizás las más complejas de la historia, dada la delicadeza del problema- para acordar los pasos, modalidades, controles y verificaciones del proceso de eliminación de las armas nucleares, como efectivamente se especifica en el último punto del llamamiento. Porque es evidente que en ningún momento debe darse una situación de superioridad de un Estado sobre los demás, dado que los actores se miran de forma obstinada (pensemos en los Estados Unidos y Rusia, por ejemplo, la India y el Pakistán, que siempre han estado al borde de un conflicto armado). ¿Quién debe dirigir esta negociación? Obviamente los 9 estados nucleares (Israel sería presumiblemente un hueso particularmente duro), ciertamente la ONU a través de su agencia OIEA que es responsable de los controles de los tratados nucleares, presumiblemente la OTAN, y, entre los «no nucleares»: los estados en cuyo territorio insisten las armas nucleares, todos los estados que han ratificado el Tratado y quizás incluso observadores de los estados no firmantes: si las negociaciones entre los Estados Unidos y Rusia son ya tan complejas, ¡mucho menos una negociación con muchos protagonistas! Hemos sido testigos de las negociaciones en la ONU que produjeron el TPAN, pero aquí no se trataría sólo de acordar reglas sino también de acordar los detalles, los pasos concretos de un proceso muy delicado, los mecanismos de verificación de cada paso (que han sido uno de los aspectos más complejos de los tratados de reducción de armas nucleares), entre sujetos acostumbrados a sospechar unos de otros, «sin importar» como dijo Totò.

Hay que tener en cuenta, entre otras cosas, que no se trata «sólo» de eliminar ojivas y vectores nucleares de manera equilibrada y controlada (algo que ya ha ocurrido parcialmente con los tratados START entre los Estados Unidos y Rusia sobre la reducción de las armas nucleares estratégicas), sino todo el sistema nuclear, desde los submarinos hasta los bombarderos (basta pensar, por ejemplo, que los F35 tienen capacidad nuclear).

Pero eso no es todo: dado que el sistema de armas nucleares se basa en un colosal complejo de investigación (en los EE.UU. tres enormes laboratorios federales más muchos otros «menores», pero los otros estados nucleares no son ciertamente menos) y producción, si este sistema no se desmantela completa y definitivamente, cada estado podría reanudar la producción de armas nucleares en cualquier momento, porque está claro que los conocimientos y las habilidades no se borran.

Luego está el problema de la eliminación y el almacenamiento de materiales de interés militar, en muchos casos físicamente inevitables (el plutonio es un isótopo artificial que no existe en la naturaleza y que tarda 24.000 años en reducirse a la mitad, y tiene un interés militar estratégico).

Otros problemas que no son nada secundarios nos llevarían más allá de los términos del llamamiento y sería inapropiado abordarlos ahora: para dar un ejemplo no secundario, el hecho de que algunas potencias nucleares son también secundarias en los armamentos convencionales, que han alcanzado el límite de las armas nucleares. El proceso que se lleve a cabo de forma segura debe evitar desequilibrios que puedan causar retrocesos muy peligrosos. Por ejemplo, Rusia, que tiene un PIB inferior al de Italia y un gasto militar de aproximadamente una décima parte del Pentágono y una decimoquinta parte del de la OTAN, debe ahora su condición de potencia mundial a la posesión de su arsenal nuclear y necesita garantías precisas para eliminarlo. Se puede resumir diciendo que es difícil concebir un desarme nuclear que no esté vinculado a un proceso de desarme total. Pero aquí vamos más allá del alcance del llamamiento, y del propio TPAN, y entran en juego conceptos y estrategias más generales.

Concluimos diciendo que, a pesar de la indudable autoridad de los promotores del llamamiento que esperamos sea escuchado por las potencias nucleares, es más urgente que nunca tener el máximo compromiso de todos para lograr una movilización universal para alcanzar la masa crítica necesaria para lograr la abolición de las armas nucleares.

Para firmar la petición, disponible en lenguaje numérico: https://actionnetwork.org/petitions/global-appeal-to-nine-nuclear-governments


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.