Foto: Matthias Kopp

Según Vidal, el poder de la Guardia Indígena se fundamenta en la relación que tiene con la comunidad y en su capacidad de movilizar a muchas personas. En ese sentido, la legitimidad de poder controlar algo sin hacer uso de la violencia es uno de los factores claves de lo que la Guardia ha podido hacer, logrando, de alguna forma, evitar que el conflicto se polarice entre actores armados en el territorio.

Vidal destacó además que, a partir de la experiencia del Cauca, otras comunidades ancestrales han replicado la creación de Guardias Indígenas en todo el país.

En ese sentido, Edward Dagua Caliz, consejero del Cric, dijo que el reconocimiento de Front Line Defenders a la Guardia Indígena del Cauca es fruto del esfuerzo del pensamiento y el trabajo colectivo. Por eso, “les decimos a los demás hermanos indígenas de otros países que empiecen a fortalecerse, es el único camino. Siempre les hemos dicho que cuenten con nosotros para la paz y no para la guerra. Eso es lo que demuestra hoy este reconocimiento”.

Jorge Sánchez, coordinador de Gobierno Propio del Cric, enfatizó en que el premio significa el valor de la Guardia, el de los pueblos indígenas y su premisa de defender la vida y el territorio: “Aquí hay procesos comunitarios y organizativos que deben ser valorados. Al país le decimos que seguimos tejiendo el camino de la paz y trabajando hacia el buen vivir”.

La entrega del Premio Regional de las Américas 2020 a la Guardía Indígena del Cauca se realizará el próximo 9 de diciembre, Día Internacional de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos. El acto será a través de una ceremonia virtual debido a las restricción de la pandemia.