Amar la vida

14.08.2020 - Bogotá, Colombia - Gloria Arias Nieto

Amar la vida
(Imagen de CIAT, (CC BY-SA 2.0))

11 de agosto 2020. El Espectador

 

Hace tres semanas en la vereda El Totumito, corregimiento Carboneras, municipio de Tibú, asesinaron a ocho campesinos y 120 tuvieron que huir.

Imagínense ahí, en Tibú, Norte de Santander: Un calor de más de 40 grados, y en el ETCR de Caño Indio, exguerrilleros firmantes de paz comparten habitaciones hirvientes y pequeñas, diagnósticos peligrosos y un agua impotable, casi tan negra como el carbón. Sin hospital ni medicamentos, solo tienen un puesto de salud atendido por un enfermero. Los pozos sépticos son malsanos para niños y adultos, y no puede ser que ésta sea nuestra bienvenida a la paz.

El sábado la Mesa de Salud del Consejo Nacional de Reincorporación, acordó llevar 3 brigadas médicas y, con instancias territoriales y acompañamiento de la ONU, elegirán un sitio digno para aislar y cuidar a los pacientes Covid positivos.

Ruego que les cumplan; es difícil sobrevivir a las infecciones y al plomo, en un país donde tantos dan la vida por lanzar alertas tempranas, que ni siquiera producen respuestas tardías. Difícil un Acuerdo, del que no se acuerdan los gobernantes expertos en amnesias selectivas y elusión de compromisos.

Sí, me refiero también a esa memoria con filtros a la carta, que lleva al presidente de la república y a las cabezas más visibles de su partido, a meter en el mismo costal una investigación por fraude procesal (caso Uribe), y los delitos del conflicto armado juzgados en la JEP (caso FARC).

No se espanten: exguerrilleros firmantes de paz hoy son congresistas, porque eso es parte -buena, mala o regular- de lo pactado en el acuerdo del Teatro Colón. Y, en simultanea nacional, todo ciudadano colombiano, por mesiánico que sea, está obligado a cumplir la ley. Ambas cosas son ciertas, y no son excluyentes ni comparables.

La decisión de la Corte comprueba que no hay nadie intocable; la privación de la libertad puede cobijar a quien Duque llama el “genuino patriota”, y no solo a sus amigos, cómplices o escuderos. Al expresidente Uribe, a quien millones de colombianos siguen guardándole incomprensible devoción, esta vez la justicia se le midió con independencia, rigor y valor.

No es motivo de fiesta ni velorio. Es un hecho jurídico importante y significativo, no una autorización para incitar a la violencia, al brindis o al desacato; y menos en esta subcultura nuestra, en la que palabras y fanatismos se activan como un gatillo entre los dedos.

En medio de la semana que pasó y del erizo que viene, aparece como una coordenada de luz, Hasta que amemos la vida, compuesta por César López.

Es un gesto que rescata la vida de entre los muertos, y a pesar de estar llena de ausencias, de balas encontradas y de esperanzas que creíamos perdidas, la canción es denuncia y no reclamo; es un dolor profundo, al que le da “la vuelta en el alma para que el mensaje nazca en positivo”. Ricardo Silva dice que “es un himno de combate y de consuelo”.

Nombra por su nombre a hombres y mujeres asesinados desde Jorge Eliecer Gaitán y Guadalupe Salcedo, hasta hoy; evoca a los niños del bombardeo, los líderes, los cadetes de la Escuela, políticos, estudiantes y periodistas masacrados; la violencia es inútil, es cenizas y fracaso. Decidamos si permitimos una Colombia camposanto o construimos una Colombia país.

Amar la vida. A eso nos invita Cesar López. Y habría que estar muy aturdido, muy frenético o decepcionado, para decirle que no.

Categorías: Derechos Humanos, Paz y Desarme, Sudamérica
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.