La pandemia y otras emergencias: ¿evita el riesgo de una guerra nuclear?

30.03.2020 - Angelo Baracca

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

La pandemia y otras emergencias: ¿evita el riesgo de una guerra nuclear?

Esta pandemia -aunque se predijo ampliamente, tarde o temprano (https://develop.pressenza.com/it/2020/02/la-pandemia-prossima-ventura/)- está obviamente absorbiendo toda la atención, generando situaciones que nunca hubiéramos esperado, previendo una grave crisis económica futura e induciendo un reajuste de las condiciones de las crisis de época que amenazan el futuro de la sociedad humana.

En lo que respecta a la emergencia climática, si bien es evidente que los grandes movimientos como el Fff están «varados» y reorganizados mediante conexiones telemáticas, existe una reducción forzada de ciertos procesos (por ejemplo, el tráfico urbano y la consiguiente contaminación) y de ciertos consumos que podrían ser el preludio de un cambio en los estilos de vida si la gente no retoma la mentalidad común, «Passata la … paura, gabbatu lu santu» (significado: Una vez que obtienes lo que quieres de alguien, olvidas las promesas que hiciste para obtener lo que has recibido).  Un juego para jugar con reglas cambiadas, ¿seremos mejores en aprovecharlo que los contaminadores? Más allá de los discursos, aquí estará nuestro ennoblecimiento.

El discurso me parece totalmente diferente para el otro riesgo inminente de una guerra nuclear. Temo que la incursión de la pandemia exacerbe enormemente este peligro. Las señales potencialmente negativas me parecen numerosas.

Postergación de la Conferencia de Revisión del TNP

Mientras tanto, la Conferencia quinquenal de revisión del Tratado de No Proliferación Nuclear se ha pospuesto de 2020 a 2021, lo que podría haber sido una fecha límite global para la comparación entre los países nucleares (los que se adhirieron al TNP) y los no nucleares: aunque las Conferencias celebradas en el pasado nunca han podido resolver las cuestiones urgentes. También hay quienes consideran que este aplazamiento podría darnos una nueva carta para jugar, si el nuevo Tratado de prohibición entrara en vigor (con la 36ª ratificación de Namibia hemos alcanzado 2/3 de los 50 necesarios para que el tratado se convierta en una norma del Derecho Internacional) tendríamos una carta más en la mano, oponiéndonos al TNP, aunque las potencias nucleares se negaran a reconocerlo.

Aquí sería crucial que algún país de la Alianza Atlántica tuviera el valor de dar el paso de firmarlo, rompiendo el consenso de Washigton y alterando el equilibrio. En Italia, las docenas de manifestaciones del 25 de enero de 2020 asumieron de forma unida una plataforma que pedía al gobierno que firmara el tratado, pero esta plataforma, lamentablemente, no generó una determinación colectiva concreta, hay demasiadas divisiones en el movimiento «pacifista» (https://develop.pressenza.com/it/2020/02/uniti-pretendiamo-che-il-governo-firmi-il-trattato-che-vieta-le-armi-nucleari/).

Las sanciones contra el Irán en el momento del coronavirus

El brote de la pandemia añadió otros factores que agravaron la situación. Las sanciones pretenciosas e ilegales decretadas por el Presidente Trump contra el Irán por la panzana (ya que está severamente refutada por las constantes inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica) de que Teherán estaba violando el acuerdo nuclear iraní (JCPOA) firmado en 2015 están generando una situación explosiva en la actual emergencia. En primer lugar, hay informes no sólo de que el Irán podría reanudar el enriquecimiento de uranio más allá de las restricciones impuestas por el PCJPOA (que sería el efecto exactamente opuesto al que Trump querría señalar, lo que confirma que es un pretexto subyacente a muchos otros objetivos), sino también retirarse del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, como hizo Corea del Norte en 2003 antes de desarrollar la bomba nuclear (https://develop.pressenza.com/it/2017/05/la-resistibile-ascesa-nucleare-della-corea-del-nord/). Es superfluo gastar palabras para comentar la gravedad de estos hechos.

Pero la explosión de la pandemia ha arrojado petróleo al fuego, ya que el Irán es uno de los países más afectados del mundo y las sanciones ilegales corren el riesgo de ponerlo completamente de rodillas, impidiéndole comprar en el mercado el equipo médico necesario para hacer frente a la pandemia (tanto por la crisis financiera como por los obstáculos que plantean las sanciones). También es superfluo añadir que la obstinación de la administración estadounidense está debilitando cada vez más las corrientes reformistas dentro de Irán y fortaleciendo las fundamentalistas y reaccionarias: ¡una verdadera obra maestra!

Hay que añadir, aunque no está directamente relacionado con la amenaza nuclear pero es significativo para revelar las verdaderas intenciones, que los Estados Unidos han vetado la solicitud del Fondo Monetario Internacional de un préstamo de 5.000 millones de dólares para hacer frente a la emergencia de la pandemia. Y recientemente ha llegado la noticia de que la administración Trump ha llegado a acusar al Presidente Maduro y a varios de sus ministros de narcoterrorismo y conspiración para exportar cocaína a los Estados Unidos, incluida una recompensa de 15 millones de dólares por información útil para su detención.

Por otro lado, no pretendamos sorprendernos, no olvidemos cómo, después del furioso y pretencioso ataque (¿recuerdan los falsos tubos de ensayo agitados por Colin Powell en la ONU?) a Irak en 2003 y su devastación, la entonces Secretaria de Estado Madeleine Albright, respondió a la pregunta en un tono despectivo «¡Valió la pena!». (https://develop.pressenza.com/it/2019/03/20-marzo-2003-iniziava-linvasione-delliraq-il-caos-creativo-ideato-dai-neocon-che-continua-a-devastare-il-medio-oriente/)

El absurdo desmantelamiento del régimen internacional de no proliferación

Los dramáticos acontecimientos en Iraq están, además, en consonancia con el resurgimiento de la actitud agresiva y beligerante de los Estados Unidos a nivel geopolítico en los últimos veinte años, después de la década de ajuste tras la disolución de la Unión Soviética y el Bloque Comunista1.

Una de las principales operaciones, que no dudo en definir como criminal, fue el desmantelamiento metódico por parte de los Estados Unidos de lo que fue un (aunque deficiente) «régimen mundial de no proliferación nuclear» que surgió de la resolución de la crisis de los Eromisiles en la década de 1980. El inicio de este proceso de desmantelamiento se remonta al fatídico 2001 (¿recuerdan las Torres Gemelas?) cuando Bush Jr. rompió el tratado ABM (Misiles Antibalísticos) para iniciar el loco desarrollo de las defensas anti-misiles (que lejos de ser una necesidad estratégica era un negocio colosal para la industria militar estadounidense). En grandes líneas, siguió la inversión del proceso de reducción de los arsenales nucleares con el inicio alocado (desencadenado por el Premio Nobel de la Paz Obama) de los procesos de la llamada «modernización» de los arsenales con la realización de nuevas ojivas y nuevos vectores es más mortífera, para llegar a la cancelación por parte de Trump del acuerdo nuclear iraní, luego del histórico tratado INF (Fuerzas Nucleares Intermedias) de 1987 (https://develop.pressenza.com/it/2018/10/trump-rottama-il-trattato-inf-del-1987-e-avvicina-la-guerra-nucleare/) .

La Revisión de la Postura Nuclear de Trump de 2018 dio una aceleración decisiva al proyecto de «modernización», que se entiende en términos nada inciertos como la construcción de nuevas ojivas nucleares y nuevos portadores ( https://develop.pressenza.com/it/2018/01/trump-aggrava-irresponsabilmente-la-minaccia-delle-armi-nucleari/). Es importante señalar a este respecto que el nuevo Tratado START de 2010 impone limitaciones al número de ojivas y portadores de los Estados Unidos y Rusia, limitaciones que por ahora (véase más adelante) se respetan, límites que corresponden aproximadamente al tamaño de finales del decenio de 1950: el problema, sin embargo, es que las ojivas y portadores de hace 50 años, en comparación con los actuales, son comparables a los aviones de 1915 en comparación con los cazas modernos. La sustitución de ojivas y vectores por otros «modernizados» es, por tanto, un verdadero farol: un ejemplo muy elocuente es el desarrollo de una «super fuselaje» -por tanto, un dispositivo no nuclear- que triplica la precisión, la capacidad ofensiva, de las ojivas de los misiles balísticos de la Marina de los Estados Unidos desplegados en submarinos, sin aumentar su número (https://develop.pressenza.com/it/2017/04/emergenza-nucleare-sabotaggio-del-regime-non-proliferazione/).

La «amenaza» creciente de los gastos para las armas nucleares de EE.UU.

El gasto en armas nucleares se ha convertido en una partida cada vez más importante en el presupuesto militar del Pentágono. En comparación con el año pasado, los aumentos son del orden del 20-30%, e incluso algunos soldados expresan el temor de que esto pueda canibalizar el poder militar convencional de los Estados Unidos. La demanda del budget (presupuesto) nuclear del Fiscal Year (Año Fiscal) 2020 es de 37.300 millones de dólares (más un 5% en 2019), y las proyecciones para los próximos años son 44,5 (+ 6%) para 2021, 45,9 (+ 701%) para 2022, 49,3 (+ 6,4%) para 2023, 53,6 (+ 6,8%) para 2024, 55 (+ 5,8%) para 2025 (véase la figura)2.

(Título de la imagen: Gasto total en armas nucleares (FY18-FY25) y gasto total en armas nucleares como porcentaje del gasto total en defensa nacional.)

El aumento desproporcionado en particular es para la National Nuclear Security Administration (NNSA) (Administración Nacional de Seguridad Nuclear), 15.500 millones, un 25% más (+ 3.100 millones) que en 2020: el plan para los próximos 5 años prevé una demanda total de más de 81.000 millones. ¡Se observa que 15.500 millones es casi el doble de los 8.300 millones decretados el 6 de marzo para luchar contra la pandemia! En comparación, «35.000 millones de dólares de gasto en armas nucleares [Fiscal Year 2019] serían suficientes para pagar 300.000 camas de cuidados intensivos, 35.000 ventiladores y los salarios de 150.000 enfermeras y 75.000 médicos»3.

¿A un salvaje oeste nuclear?

En febrero de 2021 expirarán los términos del Nuevo Tratado START de 2010, el último que ha sobrevivido a la carnicería operada por el «cow boy nuclear» (vaquero nuclear) Donald Trump. Nadie parece capaz de predecir lo que va a pasar. Por el momento, no parece que los Estados Unidos hayan considerado siquiera una simple prórroga de cinco años. Un tratado de esta complejidad y delicadeza no se renegocia en 10 meses, requiere años de laboriosas negociaciones, con la premisa de que uno tiene realmente la voluntad de llegar al resultado.

Mientras tanto, el Consejo de (In)Seguridad de la ONU está paralizado por las quejas sobre cómo organizar la respuesta a la pandemia, ¡hasta el punto de que está ignorando en gran medida el llamamiento del Secretario General de la ONU para un alto el fuego global!4

Tal vez pienses en una buena guerra nuclear para purificar el planeta del virus, ¡como cuando D’Annunzio hablaba de la guerra purificadora!

* * *

P.D. – Abundan las referencias a mis artículos anteriores sobre Pressenza que, para los interesados en saber más, recorren las etapas de los últimos años.

1#. Desarrollé este tema en el artículo de Mosaico de la Paz, noviembre de 2019, p. 29-30, «Il Mondo dopo il Muro», en el Dossier «L’abbattimento del muro tra storia e prospettive».

2#. “Surging U.S. Nuclear Weapons Budget a Growing Danger”, Arms Control Association, Volume 12, Issue 3, March 19, 2020, https://www.armscontrol.org/issue-briefs/2020-03/surging-us-nuclear-weapons-budget-growing-danger.

3#. M. Impelli, “One Year of U.S. Nuclear Weapons Spending Would Provide 300,000 ICU Beds, 35,000 Ventilators and Salaries of 75,000 Doctors”, Newsweek, 26 de marzo de 2020, https://www.newsweek.com/one-year-us-nuclear-weapon-spending-would-provide-300000-icu-beds-35000-ventilators-salaries-1494521.

4#. C. Lynch, “U.N. Security Council Paralyzed as Contagion Rages”, Foreign Policy, 27  de marzo de 2020, https://foreignpolicy.com/2020/03/27/un-security-council-unsc-coronavirus-pandemic/?utm_source=PostUp&utm_medium=email&utm_campaign=20503&utm_term=Editor#39;s%20Picks%20OC&?tpcc=20503.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.