El siguiente soy yo

14.08.2018 - Silvia Nocera

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

El siguiente soy yo
Bandabardò se une a la campaña "El próximo soy yo". (Imagen de Centro de las Culturas)

Hacía mucho calor y la gente estaba pegada delante de la televisión para ver el partido del Campeonato de Europa de Fútbol. En Italia acaba de aprobarse el paquete de medidas de seguridad, que sanciona el delito penal de inmigración ilegal. Así, los que llegaron en los barcos procedentes de Albania, Kosovo, Oriente Medio y África, recibieron agua para saciar su sed e inmediatamente después de un buen aviso de garantía y una estancia en centros de detención en los que probablemente permanecerían a la espera quién sabe cuánto tiempo.

Con amigos del Centro de las Culturas (1) de varias ciudades italianas, ya activos en las diferentes redes antirracistas locales y nacionales, inventamos una campaña inspirada en el famoso poema de un pastor protestante, Martin Niemöller, erróneamente atribuido a Bertold Brecht durante décadas, que habíamos adaptado a nuestra forma.

Armados con carteles, parasoles, banderines, volantes y una cámara, pusimos en marcha una acción social que quiso, con ligereza y profundidad, crear conciencia sobre el tema de los derechos humanos y la recepción.

«En primer lugar vinieron a recoger a los inmigrantes, y me quedé callado, porque eran desagradables para mí.

Luego vinieron a llevarse a los gitanos, y yo me alegré porque robaban.

Luego vinieron a llevarse a los sin techo, y yo no dije nada, porque tenía una casa.

Luego vinieron a llevarse a los homosexuales, y me sentí aliviado, porque estaba molesto.

Un día vinieron a llevarme, y no quedaba nadie para protestar.»

Los versos originales de Martin Niemöller (2) eran en realidad un poco diferentes y, sobre esa línea falsa, el periodista Lorenzo Guadagnucci había reproducido el poema adaptándolo a la actualidad y lo había puesto en la portada de su libro Lavavetri: el siguiente soy yo. Con esta publicación, que contenía hechos y cifras precisas, Guadagnucci quería denunciar las políticas discriminatorias contra los romaníes y los limpiaparabrisas que el Ayuntamiento de Florencia había aplicado en nombre de la seguridad y la dignidad.

Habíamos preparado carteles plastificados con una imagen en el visor y la inscripción «Next is me» (El siguiente soy yo) y, más abajo, un espacio blanco en el que personas intrigadas, con las que nos detuvimos a hablar, podían escribir por qué sentían que serían los próximos en ser marginados o discriminados, si esa línea de pensamiento hubiera seguido adelante. Entonces, con el letrero en el pecho, tomamos una linda foto, que por lo general salía con la expresión divertida y sonriente del participante. También abrimos un blog en el que publicar las diferentes fotos y, si las redes sociales hubieran estado activas, como lo están hoy en día, quizás esta campaña se habría convertido en viral. Quién sabe. (https://www.youtube.com/watch?time_continue=11&v=yUNV3V7INTY)

Eran otras épocas, el twitter no existía y la gente se escondía menos detrás de los apodos anónimos. Algunos transeúntes, en línea con las políticas racistas, especialmente los que se oponen a los romaníes (aquellos que siempre han estado de acuerdo en todo, ¡derecha e izquierda!) nos ofendían abiertamente. Pero ellos nos miraban a la cara, y nosotros también los mirábamos a ellos. Y nuestro vacío consciente ante sus ofensas, el silencio que hacía que sus palabras se agitasen detrás de sus pasos, nuestro avance alegre con personas que, en cambio, tenían una sensibilidad desarrollada hacia el tema de la discriminación, generaron en nosotros una fuerza, un sentimiento de justicia y futuro, el sentimiento de que estábamos reequilibrando las fuerzas en el campo.

Desgraciadamente, los argumentos son hoy los mismos que entonces. Y ahora los que ofenden lo hacen ocultos detrás de un apodo, pero también lo hacen abiertamente y también se sienten con derecho a hacerlo sin vergüenza, porque el poder les muestra que se puede hacer sin vergüenza, o mejor dicho, que es una jactancia.

Pero estoy convencido de que las batallas culturales, combinadas con acciones sociales que implementan principios de alto valor humano, siempre tienen sentido y son, hoy más que nunca, necesarias.

Yo seré el siguiente, porque nunca justificaré la violencia y la discriminación en ninguna de sus formas.

(1) Asociación Centro de las Culturas. Hoy Convergencia de las Culturas http://www.convergenceofcultures.org/it.html

(2) «Cuando los nazis se apoderaron de los comunistas / No dije nada / porque no era comunista / Cuando los socialdemócratas estaban encerrados / No dije nada / porque no era socialdemócrata / Cuando los sindicalistas fueron apresados / No dije nada / porque no era sindicalista / Luego los judíos fueron apresados / y yo no dije nada / porque no era judío / Luego vinieron a apresarme / Y no quedaba nadie que pudiera decir nada».

Versión de Lorenzo Guadagnucci sobre su libro Lavavetri, publicado por Terre di mezzo en enero de 2009: «Antes vinieron por los romaníes, y no dije nada porque no era romaní. Luego vinieron por los limpiacristales y no dije nada porque no era limpiacristales. Luego vinieron por los inmigrantes y yo no dije nada porque no era inmigrante / Luego vinieron por los mendigos y yo no dije nada porque no era mendigo / Luego vinieron a llevarme y no quedaba nadie que pudiera decir nada.»

La versión más conocida: «En primer lugar vinieron a llevarse a los gitanos, y yo me alegré porque robaban. Entonces vinieron a tomar a los judíos, y callé, porque me molestaban. Luego vinieron a llevarse a los homosexuales, y me sentí aliviado, porque estaba molesto. Luego vinieron a llevarse a los comunistas, y yo no dije nada, porque no era comunista. Un día vinieron a llevarme, y no quedaba nadie para protestar».

Categorías: Diversidad, Europa, Humanismo y Espiritualidad, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.